Comarca Campo de Cariñena

Web oficial de la Comarca del Campo de Cariñena

Localización estratégica

Localización estratégica

La Comarca de Campo de Cariñena se localiza en el sector central del valle del Ebro, en el corazón del somontano ibérico. Extendida entre el cauce medio del río Huerva al este y las terrazas del jalón al oeste, constituye un amplio piedemonte que desciende en suave rampa desde las primeras sierras de la cordillera Ibérica hasta el relieve tabular de las murallas que cierran el camino hacia el Ebro.

Formada por 14 municipios que suman un total de 772 km2 de superficie, limita al norte con las comarcas de Valdejalón y Zaragoza, al este se sitúa Campo de Belchite y son sus vecinos por el sur y el oeste Campo de Daroca y la Comunidad de Calatayud.

Su favorable situación geográfica en el paso de conexión entre el valle del Ebro y Levante explica la antigüedad de su poblamiento y la diversidad de culturas que han dejado huella en la zona, de la que son buena prueba los yacimientos hallados de origen ibero y los restos de asentamientos romanos. Según la revisión del padrón de 2004 pueblan Campo de Cariñena 10.719 habitantes, cuyas pautas demográficas muestran un comportamiento similar al observado en mucha comarcas de Aragón, modificadas en parte por la incidencia reciente de la inmigración extranjera: baja densidad, desigual ocupación del territorio, atonía demográfica, débil natalidad y aumento de la población mayor de 65 años.

La vid presta unidad y hace la comarca. Muy acertadamente el paisaje de esta tierra ha sido comparado con un mar de viñas, donde el horizonte se dibuja en líneas sempiternas de cuidadas vides a ras de suelo o suspendidas en el aire, la mayor parte del año con las tonalidades verde oscuro de las hojas y los pámpanos leñosos. Las características físicas del suelo y las condiciones climáticas han originado la vocación vitícola comarcal, que se conserva desde hace siglos y hoy es la base de su economía, aunque existan otras actividades y otros usos del suelo que la complementan, como son el cultivo del cereal, olivar y frutales y de algunos productos de regadío, además de una reducida cabaña ganadera. La actividad industrial, que supone casi la mitad de la renta territorial, gira también en torno a la viticultura, favorecida no solo por la importancia del cultivo, sino también por la existencia de la denominación de origen, la primera que lo consiguió en Aragón, y la elaboración de un vino de calidad cada vez más reconocido en los mercados nacional e internacional.

En el centro de la comarca se encuentra el núcleo urbano más importante: Cariñena. Los antiguos la llamaban Iliturgis Celtibera, que significa ‘población sin agua’. Posteriormente las crónicas la denominan Cara, es decir, ‘deliciosa, de gran valor’. Hoy centraliza la vida comercial y de servicios y da auge a su extenso campo. Su posición privilegiada en las comunicaciones con el Aragón meridional y Levante y su especialización claramente industrial han dado a la ciudad cierta función rectora en el conjunto del Campo de Cariñena, que se completa por la existencia de una efectiva actividad terciaria como la enseñanza y pequeños talleres y comercios, que sirven para acrecentar su capacidad de tutela y atracción de los pueblos aledaños.